La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos

¡Bienvenidas y bienvenidos! Por el título, seguramente ya habréis caído en que esta entrada corresponde a la Nube de pensar :)

“La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos”

Antiguo Refrán Indio

Para empezar me gustaría insistir en que todo lo que vais a leer a continuación es mi mera opinión.

Últimamente he estado pensando mucho en la alineación de mis valores y mis acciones, llegando a la conclusión de que tengo mucho margen de mejora. Y ayer, cuando ordenando mis libretas, encontré este refrán,  me vinieron muchas ganas de escribir algo al respecto. Este es el resultado.

No tengo propiedad de esta imagen

La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos. Lo que sí heredamos de nuestros padres es la cultura/tradición y, en general, las formas de hacer que nos han llevado y nos llevan actualmente a tener una muy mala relación con nuestro planeta.

Tras pensar una y otra vez sobre la crisis ecológica en la que nos encontramos, llegué a un pensamiento. Y este es que según el enfoque, podemos entender este reto de dos formas muy distintas:

  1. La Tierra ha sido ensuciada
  2. La Tierra está sucia

Soy consciente de lo confuso que puede ser esto, así que dejadme explicároslo.

En el supuesto 1, entendemos que los humanos estamos constantemente ensuciando la Tierra, de forma que nuestros esfuerzos quedaran eclipsados por el problema subyacente.  La Tierra como herencia de nuestros padres.

En cambio, en el supuesto 2 entendemos que partimos de una mala situación, pero una situación mejorable (muy mejorable), de forma que todo esfuerzo que hagamos como individuos, por pequeño que sea, tiene un efecto neto positivo. La Tierra como préstamo de nuestros hijos.

Y, aunque los dos puedan ser igual de verdaderos, puestos a escoger, creo que el segundo es el que realmente nos puede llevar a vivir en un mundo mejor. – Por cursi que suene ;) -.

Ni que nos dieran el papel más largo ni el boli con más tinta, podríamos escribir todas aquellas cosas que nos gustaría que fueran diferentes del mundo en el que vivimos. Del cambio climático, a la igualdad de la mujer, psando por las guerras y las fronteras. Hay muchas aspectos cuestionables de cómo funciona nuestra sociedad, muchos aspectos mejorables. Tantos, que resulta muy fácil perderse, sentirse sobrepasado, y no tener ni idea de por dónde empezar. Pero, la verdad es que cualquier lugar y momento es perfecto para empezar.

 

Una cosa me gustaría dejar clara. No existe superioridad por vivir de un modo u otro.

Creo que es muy fácil caer en un pozo en el que sentimos que vivir siempre de la mejor forma posible es nuestro deber, una obligación, algo que debemos esperar de nosotros mismos. Y este pozo es muy peligroso. Ya que la frustración brota en este pozo, frustración que fácilmente puede llevarnos a un pozo aun más oscuro, en el que reina el pasivismo y el egoísmo.

No debe ser un deber o obligación, sino una opción. Opción a ser uno con nuestros valores, sin radicalismos. Pero tan legítima como cualquier otra.

¿Y cuál es la clave para ser libres? La información.

De clases de informaciones existen muchas, pero solo nos vale una. La verdad. Debe ser objetiva, sin sensacionalismos, exageraciones, y sin una intención distinta que la propia verdad. Y creo que este es uno de los principales errores de muchas asociaciones animalistas y ecologistas, no hay que hacer más llamativa la verdad, no hay que intentar convencer o persuadir por encima de la realidad. Mediatizar el sufrimiento no lo hace más real. 

Si la clave es la información, ¿a qué nos lleva esto? Pues a lo que la mayoría de las soluciones a los grandes problemas  de la humanidad nos llevan. A la educación.

La educación es sagrada, intocable ¿A qué clase de persona se le ocurre recortar en educación? *golpe a palma abierta en la frente*.

Debería promoverse el acceso fácil de toda persona, pero especialmente a los más jóvenes, a la verdad. Pura y cruda, pero la verdad.

Aunque esta sea la era de la información, seguramente es también el tiempo en que más lejos estamos de la realidad de las consecuencias de nuestros actos. Esto es especialmente importante en el ámbito de los residuos que generamos (directamente e indirectamente -vía los productos que consumimos) y de nuestra alimentación. A menos que se pongas a investigar, pocas personas conocen la realidad en las granjas, mataderos, plantas de producción.. y creo sinceramente, que esto es inadmisible. Y tiene que cambiar.

Y como ya he dicho antes, creo que el cambio debe darse en todas los estratos de la sociedad, pero especialmente en las escuelas. Permitiendo que las nuevas generaciones tengan los recursos suficientes para alinear sus valores con sus acciones. Permitiendo soñar, construir y vivir en un mundo mejor.

Abrir los ojos

Afrontar la verdad

Actuar en consecuencia

Estos van a ser mis objetivos de ahora en adelante.

-M.

Planeta Tierra

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s